19 Noviembre, 2015
0

veces
compartido

Maneja Tu Tierra

Barco insignia de Greenpeace llega a Chile a apoyar la defensa de los glaciares

El buque “Esperanza” viene a realizar entrenamientos a activistas y a explorar glaciares australes.

Con el objetivo de entrenar a sus colaboradores y llamar la atención de la población en favor de la protección de los glaciares, el buque “Esperanza” de Greenpeace, el más grande de la organización ambientalista, llegó a Chile el lunes 16 de noviembre.

De 72 metros de largo, el barco de origen polaco ha tenido como principal misión recorrer los diferentes océanos apoyando campañas como la oposición a la caza de ballenas por parte de buques japoneses en el mar austral y la protección de los osos polares frente a las perforaciones petroleras en el Ártico.

La campaña en Chile

Su paso por nuestro país comenzará en la ciudad de Quinteros, donde desplegarán diversas acciones en contra de la contaminación de la bahía y el cuidado de diversas especies marinas. Además, el barco recibirá a todos quienes quieran visitarlo, para luego repetir la experiencia en Valparaíso y Puerto Montt.

Como parte de su misión, el buque navegará hacia el sur del país donde realizará una exploración por los glaciares Pío X y Balmaceda con el fin de apoyar la campaña del equipo local de Greenpeace, que busca presionar por la pronta aprobación de la ley de protección de glaciares, que se encuentra en trámite en el Congreso.

El barco Esperanza tiene una serie de características que lo hacen especial en su clase y adecuado para el trabajo que realiza. Entre estas características se cuentan un sistema especial de carburante, el cual evita el posible derramamiento de cualquier tipo; un sistema de reciclaje de aguas residuales que permite que sólo el agua limpia sea tirada fuera de borda; y un sistema de propulsión ambiental y económicamente eficiente, para reducir las emisiones de CO2.

El barco permanecerá cerca de un mes en nuestro país, y tal como señala su nombre, pretende ser la “esperanza” para dejar atrás acciones que atentan contra el ecosistema.

 

Fuente: La Tercera.

Galería