06 Agosto, 2015
0

veces
compartido

Maneja Tu Tierra

Eco puente que absorbe la contaminación atmosférica

La moda de la arquitectura ecológica, tanto a nivel visual como de sostenibilidad, está modificando el mobiliario urbano. De forma tímida, pero con proyectos que alcanzan un gran impacto, cada vez son más comunes las construcciones que incorporan jardines, para ayudar a combatir la contaminación atmosférica.

En esta línea, la ciudad de Barcelona contará con un puente lleno de plantas y pérgolas de paseo, y que, esto es lo más importante, además actuará como un receptor de carbono, mejorando la calidad ambiental de la ciudad. Se prevé que a finales de este año esté completa la remodelación del puente Sarajevo. La construcción incluirá también paneles fotovoltaicos para alimentar una iluminación LED, así como pavimentos que absorben la luz y luego sirven para crear una iluminación no invasiva.

¿Cómo absorberá la contaminación?

La vegetación actúa como un pequeño pulmón verde, pero la innovación consiste en un pavimento especial, capaz de absorber contaminantes y también de reflejar una luz ambiente que crea una sensación acogedora complementaria de las luces LED. En concreto, el pavimento absorberá los óxidos de nitrógeno para convertirlos en sustancias inofensivas para el ser humano y el medio ambiente.

El puente consumirá dióxido de carbono y devolverá aire limpio, emulando la función de la fotosíntesis. Este efecto se consigue gracias a la introducción de compuestos fotocatalíticos en el hormigón, que a través de la incidencia del sol actúan como lo hace la tecnología de los rayos ultravioletas, muy utilizada en desinfección ambiental de interiores.

Los materiales fotocatalíticos absorben la radiación ultravioleta del sol, purificando el ambiente sin necesidad de realizar ningún tipo de proceso que requiera gasto de energía. Muy al contrario, se consigue una autolimpieza de forma automatizada, que depura mohos, suciedad, dióxido de carbono, humo de tabaco y otros contaminantes, incluyendo compuestos alergénicos, como el polen u otros componentes que emiten los tubos de escape.

En otras ciudades del mundo también existen este tipo de puentes, como en Londres, sobre el río Támesis. Tal vez en Chile veamos algo similar en el corto plazo.

Fuente: www.ecologiaverde.com

Galería