30 Julio, 2015
0

veces
compartido

Maneja Tu Tierra

Un litro de luz

Son múltiples los esfuerzos que distintas organizaciones como universidades, centros de estudio, empresas y privados realizan para desarrollar productos que ayuden a mejorar las condiciones medioambientales del planeta. Ya sea de energías alternativas, alimentos, o construcciones sustentables, lo cierto es que la ciencia avanza cada día más hacia productos que potencien una vida sostenible, segura y respetuosa del entorno. Y lo más importante, muchas de ellas son realmente simples y muy económicas.

Entre las ideas más novedosas y sencillas, está la generación de “un litro de luz”. Se trata de botellas plásticas transparentes que se llenan con agua y cloro, se colocan perfectamente ajustadas en un agujero en el tejado como si fueran claraboyas y aseguran “que emiten luz equivalente a una ampolleta de 55 vatios de electricidad”. Todo gracias a los rayos del sol, que viajan en vertical a través del envase y al chocar con el líquido, generan una refracción horizontal de 360 grados que ilumina toda la habitación.

El procedimiento para construir la ampolleta es tan sencillo como el principio lumínico en el que se basa: se llena una botella de agua limpia, destilada o purificada para lograr una mayor claridad, y se le añaden 3 cucharaditas de cloro para luego cerrar el tapón herméticamente. El cloro evita la formación de moho durante cinco años, para que el agua se conserve lo más clara posible.

Una vez preparada la mezcla, se introduce la botella en un agujero en el techo que se sella con silicona; o en una lámina de fibra de vidrio, que se ajusta con calor al cuerpo del envase para evitar las posibles goteras. Una vez que el sol empieza a iluminar, “se prende la ampolleta”.

Galería